Blog

¿Cuál es la opción de renting más apropiada para tu empresa?

El renting es un tipo de préstamo muy solicitado actualmente por las pequeñas y medianas empresas, debido al presupuesto limitado que estas cuentan para destinar a la compra o mantenimiento de, en este caso, los vehículos de transporte. Pero no solo es una opción seleccionada por las pymes, sino que muchos autónomos también contratan estos servicios para el desarrollo de sus actividades. ¿En qué consiste el renting? Para explicarlo de una forma fácil, digamos que consiste en la disposición de un producto que el cliente puede alquilar por una cuota definida por el proveedor del producto, en el que el proveedor se preocupa del mantenimiento mientras que el cliente disfruta de él como si fuera suyo. En este post hablaremos sobre el renting de vehículos y los varios tipos que puedes seleccionar a la hora de contratar este servicio.

Tipos de renting

Renting tradicional

En este tipo de renting deberás disponer a la empresa las características exactas del vehículo que quieres contratar, así como la estimación fija de kilómetros que recorrerá el vehículo a lo largo del contrato. De modo que tendrás que calcular exactamente el kilometraje teniendo en cuenta todos los factores ajenos a él. Este contrato dura entre 2 y 5 años por lo general, y la cuota mensual varia según los factores que componen el contrato: modelo y características del vehículo, kilometraje fijado y periodo de uso son los elementos más importantes a la hora de fijar la cuota. Si por algún motivo deseas romper el contrato antes de su finalización, la empresa te impondrá una penalización.

Renting flexible

Con este formato puedes solicitar un vehículo con unas características concretas, y la empresa seleccionará un vehículo de los que disponga en ese momento que se ajuste a las necesidades dispuestas. Este tipo de renting suele ser contratado por empresas o autónomos que no pueden determinar el tiempo de desarrollo de su trabajo y el kilometraje que hará el vehículo debido al tipo de su actividad. La cuota de esta modalidad se calcula teniendo en cuenta estos dos factores, por lo que, al no tener una cifra exacta de ninguna de las dos, la cuota será mayor que la del modelo tradicional, con la ventaja de que tú, como usuario, puedes cancelar el contrato cuando lo desees, sin riesgo a una penalización por parte de la distribuidora. Se recomienda el renting flexible para pymes que no conocen hasta donde alcanzará su volumen de trabajo y la distancia que recorrerán los vehículos.

Entonces, ¿cuál es la mejor opción?

La opción más apropiada para tu empresa deberá seleccionarse en función de las actividades del trabajo. Si eres una empresa mediana o grande con un trabajo concreto y constante, que es capaz de fijar un kilometraje fijo anual, una buena opción será el renting tradicional. Si por el contrario eres un autónomo o dispones de una pyme que no sabe a ciencia cierta el volumen de trabajo y el kilometraje a efectuar, sin duda el renting flexible es tu mejor alternativa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR