Blog

¿Cómo influye la tecnología en nuestro comportamiento?

El desarrollo de las nuevas tecnologías ha supuesto un gran impacto en nuestras vidas, marcando grandes cambios en nuestro comportamiento. La tecnología ha transformado desde nuestra visión del mundo hasta nuestras relaciones sociales. Pero ¿cómo afecta realmente a nuestro comportamiento?

Revolución en la vida cotidiana

La tecnología ha invadido cada aspecto de nuestra vida diaria. Los dispositivos móviles y su conectividad a Internet se han vuelto indispensables en nuestro día a día, especialmente entre los jóvenes. Buscar una dirección, hacer compras a través de una aplicación o incluso trabajar a distancia son algunos de los comportamientos que evidencian el grado de penetración de la tecnología en la rutina. Actualmente, es difícil pensar cómo haríamos determinadas tareas sin su ayuda. Y, por supuesto, también entran en el terreno de nuestras relaciones personales. Han revolucionado nuestra forma de interactuar con el entorno, provocando consecuencias tanto positivas como negativas.

Nuevas relaciones sociales

El auge de las redes sociales como WhatsApp, Facebook o Instagram hace que podamos sentirnos más cerca de personas que no están presentes en nuestro día a día. Sin embargo, también puede perpetuar la existencia de vínculos tóxicos para nosotros (como mantener a una expareja en una red social para “no quedar mal eliminándola”, cuando puede hacernos más difícil superar esa ruptura). Las interacciones sociales se han multiplicado, y ahora, además del lenguaje verbal y no verbal, han surgido otras distintas, como no responder a un mensaje dejando el tick azul, dar un ‘me gusta’, bloquear a un usuario…

Hiperconectividad

Aunque parezca que las redes sociales nos conectan más con el mundo, nos alejan de la realidad y de la interacción en persona, provocando un aislamiento. La gente hiperconectada suele basar sus relaciones únicamente en la red, y esto hace que padezcan ansiedad social y dificultades para interactuar con las personas de su entorno en la vida real. Es importante identificar esta patología y saber cómo combatir la fobia social, para evitar uno de las peores consecuencias del mal uso de las nuevas tecnologías.

Sobreexposición

Las redes nos permiten compartir momentos de nuestra vida con familiares y amigos, y ver lo que ellos quieren compartir con nosotros. Sin embargo, un exceso de la exposición en la red puede generar muchas inseguridades, depresión o ansiedad. Comparar nuestra vida constantemente con los pedazos que recibimos de los demás no es sano.

Muchos famosos y rostros conocidos comparten en Internet algunos momentos de su vida, haciendo que parezca perfecta, pero esto dista mucho de la realidad. Hay que tener en cuenta que los perfiles creados en las plataformas sociales están muy armados, cuidados y seleccionados, escogiendo con sumo cuidado lo que se comparte y lo que no. Por tanto, no pueden servir de vara de medir para aumentar nuestros complejos.

Las nuevas tecnologías pueden resultar muy útiles en tu vida, pero, como todo, también tienen sus consecuencias negativas. Es importante que recapacites sobre ellas y observes cómo te influyen y afectan, para hacer un buen uso de ellas y minimizar sus efectos negativos todo lo posible.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR